NEUROMANAGEMENT

“La mayoría de los problemas no se deben a la falta de capacidad, recursos o conocimiento,
sino a la gestión inadecuada de las emociones.

¿Para qué te sirve el neuromanagement?

Para incrementar la eficacia de tu estructura organizativa y la adaptación exitosa a la incertidumbre y al constante cambio del entorno actual.

Cualquier acción individual de un miembro de tu equipo repercute de forma “inconsciente” en el grupo, lo que nuevamente de forma “inconsciente”, termina repercutiendo en el individuo que realiza la acción.

Esa “falta de conciencia”, al estar en la “parte invisible”, muy a menudo deriva en conflictos, …, falta de motivación y por tanto, de efectividad de los equipos.

Con técnicas de neuromanagement facilitamos y entrenamos a las personas a “hacer consciente” los efectos de sus pensamientos y acciones, tanto a nivel individual, colectivo y con respecto a otros equipos para, desde ahí, cimentar equipos efectivos y preparados para afrontar y resolver satisfactoriamente los . Estas técnicas no sólo permiten incrementos muy importantes de productividad sino también de motivación que es lo que posibilita su mantenimiento y sostenibilidad en el tiempo.

Al final de nuestra actuación verás desarrolladas sus capacidades de: liderazgo, adaptación al cambio, empatía, asertividad, visión de negocio, alineación con los objetivos y  efectividad en la toma de decisiones, tanto a nivel individual como de grupo, con lo que afrontar con éxito tus desafios .

¿Qué obtienes?

A través de los expertos de la materia de neuroyes podrás de una forma satisfactoria:

 

Conocer las bases emocionales  y  racionales de la toma de decisiones, que te ayudarán a tomar acción efectiva y con responsabilidad hacia tus objetivos y los de tu equipo.

A través del conocimiento de las emociones y disciplinas como el neurocoaching, lograrás una mejor conciencia y conexión emocional con tu entorno, mientras crece la imagen que tienes de ti mismo, del  efecto que produces en tu entorno, y cómo éste te afecta a ti, con lo que mejoras tus capacidades de liderazgo,  de comunicación de relación con los demás, con lo que mejorar tu rendimiento y la de tu equipo.

Estimular, mejorar y potenciar desde ti, el entorno de trabajo, y junto con tus colaboradores puedas mejorar el desempeño, potenciar la creatividad y la inteligencia colectiva.

A través de distintas técnicas como neurocoaching, programación neurolingüística, lograrás dotar a tu equipo de una mayor motivación, compromiso y capacidad de adaptación a entornos inestables y cambiantes como los actuales.

Plantear tus mensajes y/o presentaciones para ser entendido más fácilmente por todo tipo de cerebros.

No todas las personas procesan igual la información; sabrás cómo escuchar, preguntar y expresarte, con lo que ganar en efectividad, productividad y seguridad.

¿Para quién está pensado
el neuromanagement de neuroyes?

Para aquellos empresarios y directivos que quieran movilizar, liderar y motivar con más seguridad a sus equipos, a la vez que ganan en confianza y eficiencia frente al cambio.

Para cualquier directivo, empresario o emprendedor que requiera apoyo para conseguir sus objetivos, retos y sueños.

Para cualquier directivo, empresario o emprendedor que precise fortalecer sus capacidades de liderazgo, motivación, adaptación al cambio, visión de negocio, calidad de sus relaciones y efectividad en la toma de decisiones.

Para empresas de cualquier tamaño y sector que a través del desarrollo de las competencias cognitivas y emocionales de sus equipos directivos,  deseen obtener plantillas más productivas, felices y cohesionadas.

Contáctanos

¿Quieres saber más?

Ponte en contacto con nosotros, analizaremos tu caso sin compromiso y te recomendaremos las actuaciones más adecuadas para ti.

¿En qué podemos ayudarte?

NUESTROS SERVICIOS

neuroyes - Neuromarketing

Neuromarketing

Sentir, hacer, pensar:
La emoción,
en el corazón de la decisión.

neuroyes - Neuroventas

Neuroventas

Antes vender
era una técnica,
hoy es una ciencia.

neuroyes - Neuromanagement

Neuromanagement

La mayoría de los problemas no se deben a la falta de capacidad, recursos o conocimiento, sino a la gestión inadecuada de las emociones.